Hay muchas herramientas y estrategias que se proponen para impulsar e implementar cambios importantes en las organizaciones. Luego de haber liderado procesos de transformación en organizaciones de distintos tipos y rubros, tres son las herramientas que me han resultado más útiles:

1.-  La visión

“El futuro primero se construye en la cabeza”

Desarrollar una clara visión del futuro que se desea, compartirla y acordarla con los integrantes de la organización.

Una visión que entusiasme porque sea, a la vez, desafiante pero alcanzable. Una visión dónde todos los integrantes se vean reflejados. Dónde quede clara la respuesta a la pregunta que, en la realidad,  define el apoyo que las personas van a dar a la iniciativa: “¿en que voy yo? ¿en qué me beneficio?”. Un  beneficio que no solo queda a nivel individual, que es necesario, pero que implica también lo colectivo.

El camino hacia la visión podrá variar de acuerdo a las circunstancias, pero es clave tener el norte claro. El destino debe estar claro, el camino, que la mayoría de las veces es sinuoso,  se puede ir construyendo sobre la marcha.

 

2.- Las preguntas

Todos los individuos y las organizaciones nos movemos en dirección de las preguntas que nos hacemos.

Las preguntas determinan lo que hacemos

Las preguntas están en el origen de todo aprendizaje, nos ayudan a entender las situaciones de formas distintas  y, por lo tanto, son la clave para el desarrollo personal y organizacional.

Si nos hacemos una pregunta, trataremos de contestarla, y al hacerlo comenzaremos el camino. Por ejemplo, si nunca me hago la pregunta de cómo integrar a los clientes en el planeamiento estratégico de mi organización, o de cómo integrar a los colaboradores en la definición de la política de incentivos, no buscaré mecanismos para hacerlo. Pero si me hago estas preguntas, entonces me esforzaré por encontrar formas en las cuales los clientes participen activamente en el proceso de planeamiento estratégico o involucrar a los colaboradores  en la definición de las políticas de incentivos.

Las preguntas no solo ayudan a pensar en el cambio sino que generan cambio

Al hacernos las preguntas comenzamos a transformar y cambiar la realidad. Al mismo tiempo que comienzo a dar respuesta a la pregunta comienzo a cambiar la situación; las respuestas aclaran y generan acciones. Al comenzar a preguntarme sobre un proceso o fenómeno organizacional, en verdad comenzamos a cambiar ese fenómeno.

“las preguntas transforman la realidad”

 

3.- El sistema de medición del desempeño

Las mediciones tienen consecuencias mucho más importantes que informar sobre lo ocurrido en el pasado. Las medicines crean futuro pues las medidas elegidas por la dirección comunican a la organización qué es lo importante y dónde se deben focalizar la atención

Lo que se mide es a lo que se le presta atención. La decisión de los indicadores de desempeño que utiliza la dirección son claves el desarrollo de la organización. Si se eligen indicadores no adecuados, se corre el riesgo de arrastrar a la organización, en forma inconsciente, en un sentido equivocado que no conduce a la visión.

Un ejemplo común de este problema sucede con organizaciones que tienen una visión de ser líderes en innovación, en introducir permanentemente productos nuevos al mercado,  y remuneran a sus vendedores en base a la facturación total.  La estrategia de innovación requiere que los vendedores destinen tiempo a estudiar los nuevos productos y a desarrollar un mercado nuevo para los mismos, pero se los evalúa y reconoce solamente por lo que facturan. En la mayoría de los casos, el comportamiento real será vender “más de lo mismo”, productos conocidos a mercados ya desarrollados,  pues esto es lo que genera mayor facturación con menor esfuerzo. Sin desearlo, este sistema de medición está alejando a la organización de su visión.

Las mediciones que utilizamos determinan la distribución de nuestra  atención y energía.

 

Concluyendo,

tres de las herramientas que debe manejar con destreza un directivo que busca impulsar transformaciones en su organización son:

1.- Desarrollar y compartir una visión desafiante y alcanzable.

2.- Plantear preguntas correctas que  pongan a la organización en camino de la visión.T

3.- Utilizar las mediciones adecuadas para incentivar los comportamientos que conducen a la visión.